Principal Actividades Nuestro Director Correo de lectores

Conclusión
Principal ] Arriba ] Introducción ] Bioética Ficta (1) ] Bioética Ficta (2) ] Bioética Ficta (3) ] Bioética Ficta (4) ] [ Conclusión ]

 

CONCLUSIÓN

"Pero nada estimula más la imaginación de los hombres, alimentando nuestros miedos y nuestras esperanzas, como lo desconocido".

Se habla de la zona perusta donde, según Aristóteles, que todo lo sabía, jamás llueve, y las aguas hierven por el mucho calor, cocinando los maderos y desfondando las naves. Se habla de terribles monstruos marinos que surgen de entre el vapor de las aguas al sur del cabo de la Esperanza, y que atrapan y trituran los navíos como si fueran de azúcar. Se habla de las criaturas de las antípodas, que viven con la cabeza para abajo. De hombres con un solo ojo en la frente y que no ven más que el futuro. De otros, con un ojo en la nuca para ver el pasado, que son sus esclavos. De mujeres con cabeza de puercos y otras con pezuñas de yegua que andan por las selvas enloqueciendo a los viajeros con sus hermosos cuerpos y sus rostros de vírgenes. Se habla también de los hombres-plantas que tienen un solo y gigantesco pie fijo en el suelo que les impide todo movimiento y así nacen y mueren esperándolo todo de las lluvias y el sol. Y por supuesto también hay mujeres con cuerpo de reptil que se arrastran como las serpientes y hombres que ladran en lugar de hablar, y niños que gobiernan imperios y tratan a los viejos como si fueran niños, y también, ¿por qué no?, ardientes amazonas de un solo pecho que fuerzan a los hombres a satisfacerlas, y, en palacios de marfil y jade, reinas que cubren su desnudez con polvo de oro y princesas que defienden su virtud con una fina vuelta de diamantes tras la que reluce, inalcanzable, el delicado sexo, y luego, en el Maluco, adonde se dice que vamos, el clavo, la pimienta, el azafrán, la canela, para regresar los más ricos, y títulos, ‘gobernaciones, y honores sin cuento"

Napoleón Baccino Ponce de León. Maluco. La novela de los descubridores. Seix-Barral, Barcelona 1990, p. 17

"Bionáutica" sería el nombre de la nueva aventura que ha emprendido la humanidad hacia un nuevo orden de la vida. Desde la talasocracia griega en el mundo occidental, llamamos "problemas" a las dificultades que aparecen durante la navegación, vinculadas al temor, el deseo y el poder, los tres gigantes del alma individual y colectiva: son las tres tentaciones de Buda y las tres bestias ferinas de Dante en La Divina Comedia.

Pero la metáfora náutica se sobreentiende astronáutica para nuestro tiempo de transformación acelerada, que provoca dificultades de adaptación, el llamado "shock del futuro". Una escena tibetana muestra un campesino labrando su tierra, cuando un caballo desbocado y sin riendas, a cuyo pescuezo va abrazado un jinete, atraviesa raudo el campo cultivado; el campesino inquiere al jinete: "¿A dónde vas?", y éste la contesta: "Eso pregúntaselo al caballo". Así estan hoy las cosas: el campesino es la sociedad que asiste azorada al asalto tecnológico de la cultura (el cultivo) tradicional; el caballo es la tecnociencia, y el jinete el científico que no sabe a dónde lleva ni puede controlar el presunto progreso.

La ética es el tema de nuestro tiempo en el contexto de una crisis global cuya empresa bien puede ser ésta: "La real salvación en el siglo XXI será la reafirmación de que la ética cuenta" (1). La bioética se presenta como paradigma de la ética aplicada al diálogo científico-normativo, ineludible en la era tecnológica. Pero también la revolución biológica concita in crescendo diversas cruzadas de hipermoralia, y la bioética aparece como la Hydra mitológica, un monstruo de varias cabezas enfrentado al Proteo inasible del hombre. Dogmatismo y relativismo, racionalismo e irracionalismo aquejan ahora la salud moral de la bioética. Bioética ficta propone un rodeo por lo irreal para experimentar la moralidad y señalar al hombre como creación, vale decir, Realitatis splendor

 

Referencias

  1. Rushworth M. Kidder, President of the Institute of Global Ethics, Camden, Main, USA.
 

Atrás

Principal ] Arriba ] Actividades ] Nuestro Director ] Correo de lectores ]

Otras páginas alojadas en www.bioetica.org 

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
I.B.H.M.-ELABE~Mainetti

ProDiversitas a.c.


REVISTAS
Drogas

Salud & Sociedad
SIDA, un desafío bioético

PROGRAMAS
Cát. Bioética y Derecho (UBA)

Cát. Biotech & Derecho (UBA)

Seminario Indígena  (UBA)


PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Las preguntas acerca de este sitio Web deben dirigirse a elabe@satlink.com .
Copyright © 2002 José Alberto Mainetti. Reservados todos los derechos.

¿Como citar el material publicado en estas páginas?

Última modificación: domingo, 01 de septiembre de 2002